El débil

En el hospital de la cárcel:

-Y dice que esos golpes que presenta se deben a su precipitación.

-Es que soy muy nervioso, ¿sabe usted? Y me gusta hacer las cosas lo antes posible. Así que cuando oí que aquel tipo decía “Soy débil”, saque la navaja y le pedí la cartera.

-¿Y cuál fue el problema?

-Que en realidad, lo que estaba diciendo es “Soy de Bilbao”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *